ES| FR| EN

PERSONAS

2020-03-05

María Faguas- Campaña Superheroínas SPB

María Faguas. Fuerza, valentía y positividad en una Superheroína de bandera

La historia de María es una historia de superación, de coraje, de actitud y de ejemplo de cómo nos tenemos que enfrentar a los baches de la vida.
 
María se ha criado en una familia donde su padre y su madre trabajaban. Ha tenido en casa el ejemplo de una madre trabajadora y cree que eso le ha servido. Es Ingeniera Técnica Industrial de la rama de Electrónica y en la carrera eran solamente 6 mujeres. Desde el año 1998 está trabajando en puestos relacionados con el área de Mantenimiento, tradicionalmente territorio reservado a los hombres. Siempre ha sido de las pocas mujeres y nos confiesa que es una realidad que la mujer tiene que demostrar más en este tipo de puestos. “Te respetan cuando lo demuestras, pero te lo tienes que ganar. Tienes que ser un igual”. 
 
Para María, sí que hay algo de cambio en la sociedad pero asegura que el cambio tiene que venir de los dos lados. De los hombres y de las mujeres. “Hay que acabar con eso de que los trabajos de las mujeres tienen que estar relacionados con los cuidados y los hombres con la fuerza. Evidentemente, no nos podemos comparar con los hombres con la fuerza, pero sí con la inteligencia. Eso no va de géneros. Todo depende de la persona, no del género”.
 
María ha superado varios cáncer. “Además del apoyo de la familia, de tu pareja, de tus amigos, es fundamental tener la seguridad de una empresa que te apoya. No puedes tener miedo a que la enfermedad pueda pasarte factura en el trabajo”. Para mí el trabajo fue también parte de la terapia: “Me llevaba incluso el ordenador a la quimioterapia. Necesitaba normalizar la situación, sentirme útil y ocupada”.
 
Es una mujer muy fuerte. Nos cuenta que ha tenido que ser la fuerte de la familia a pesar de ser la enferma. “Poca gente me ha visto triste”. Nos cuenta el momento en el que le pusieron la peluca. Los amigos y compañeros la veían diferente y le preguntaban si se había hecho un cambio de peinado porque la veían diferente y guapa. María no escondió que llevaba peluca. Lo explicó pero se sintió muy bien porque se daba cuenta que la gente la veía favorecida. “Hay que transformar lo negativo en positivo”
 
“Yo me apliqué una frase que me funcionó: esto no va a poder conmigo”. Y María aplica esto a todo en la vida. La positividad es crucial en esta enfermedad. “He aprendido que la mente, muchas veces, domina al cuerpo”. Tuvo a Ana Lluch como oncóloga que le aconsejó que llorara y se enfadara todo lo que necesitase pero antes de empezar el tratamiento. Luego, a pelear.
 
Vivir es una lucha continua y María es una luchadora y, además, de las fuertes. Nos dice que cualquier persona puede intentar cumplir su sueño. Y ella lo ha conseguido.
 
Tuvo cáncer hormonal y hasta que no pasó un tiempo prudencial después de su última quimioterapia, no pudo intentar ser madre. Se mentalizó. No dependía de ella ser madre. Dependía del tiempo, de su fortaleza y también de la suerte. Y la tuvo. Lo consiguió a la primera. “No me obsesioné y tuve mentalidad positiva”. Estaba preparada para lo que pudiese pasar. “Mi niña es una niña milagro”. Y María una mamá Superheroína. Ahora quiere que el cáncer no vuelva y estar bien no por ella, sino por su pequeña Ainhoa. Las prioridades le han cambiado al 100%.
 
Brava, valiente, fuerte, luchadora, positiva, buena compañera y trabajadora. Una Superheroína en toda regla. ¡¡Gracias María!!

Listas de ingredientes
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en la Política de cookies.
Aceptar