ES| FR| EN

2018-12-10

LA ECONOMÍA CIRCULAR

SPB es consciente de que sus aportaciones pueden generar una gran diferencia

Eva Giner - Gerente de Proyectos y miembro del CEEI que asesora a la Agencia Valenciana de la Innovación sobre Economía Circular 

Durante años hemos escuchado y leído que el combustible que utilizan nuestros vehículos es de fuentes no renovables y que en algún momento se va a agotar. Pero sólo de forma más reciente se han levantado voces indicando que, junto con esta energía de propulsión, también los artículos de plástico y muchos químicos tienen este mismo origen. Y nos arriesgamos a prescindir de ellos si no conseguimos de algún modo alargar en el tiempo su utilidad o encontrar otros orígenes alternativos.

Esta advertencia ha generado una nueva filosofía que es la de la Economía Circular. En esa economía circular, los bienes al llegar al final de su vida útil no pasan directamente a ser gestionados como residuo inutilizable, en el mejor de los casos, ni acaban contaminando la naturaleza. Estos productos reciben una nueva vida, que les llega en forma de re-utilización, reparación o reciclado. Y de esta forma cierran el círculo, de ahí lo de economía circular, y vuelven a ser aprovechables.

SPB es un gran fabricante que introduce millones de unidades de sus productos en el mercado cada año. Por ese motivo es muy consciente de que sus aportaciones pueden generar una gran diferencia.

Nuestro primer objetivo: Reducir el consumo. SPB ha invertido fuertemente en la innovación para apostar por productos concentrados y con dosificación controlada. En los últimos años ha desarrollado un limpiador concentrado y una gran gama de hidrosolubles para el lavado de ropa y la vajilla. También trabaja desde hace años en la reducción de peso de sus recipientes. En esta área ha avanzado mucho con múltiples acciones de optimización.

En segundo lugar re-utilizar y reciclar. Actualmente una elevadísima proporción de los subproductos que generan las actividades productivas vuelve a aprovecharse en el propio proceso.

Recientemente SPB ha firmado un compromiso que garantiza que todos sus envases serán reciclables en 2025. Cinco años antes de lo exigido por la ley. También tiene objetivos para incrementar la proporción de materia prima reciclada incluida en sus envases. Para ello va a incorporar plástico ya utilizado de fuentes externas. El llamado plástico post-consumo.

Otra iniciativa orientada a la sostenibilidad es el creciente número de referencias que emplean materias primas con aceite de palma sólo de origen sostenible. Y lo mismo con el cartón. Cada vez estamos más preocupados con el origen y elaboración de nuestras materias primas. Tenemos muchos proyectos abiertos para mejorar su sostenibilidad.

SPB es una empresa con una estrategia de crecimiento “verde” y cada vez vamos a ver más actuaciones en ese sentido.
 

Listas de ingredientes
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en la Política de cookies.
Aceptar